Lifestyle / Random

La FIESTA CORRAL CERVANTES nos da la bienvenida a LA ESTANCIA

Asistimos al estreno de La Estancia, una obra de Chema Cardeña llena de rumores, pasión y desencuentros.

Javier Collado Goyanes y José Manuel Seda nos sumergen en 90 minutos de emoción sin pausa.

 

La Cuesta de Moyano en El Retiro reinterpreta el antiguo corral de comedias del Siglo de Oro para recuperar la calle durante los meses de verano como lugar de encuentro para el teatro. Así, nos presentamos en La Fiesta Corral de Cervantes, una iniciativa de más de 60 días donde confluyen diversos elementos culturales: teatro, música, gastronomía y versos, que componen una gran celebración estival en el corazón de Madrid.

Y de entre todas estas opciones, siendo más de siete, si contamos a los ganadores del concurso de dramaturgia, las obras de teatro al uso representadas a lo largo de este evento, tuvimos la oportunidad de asistir al estreno, el pasado 24 de Julio, de la sorprendente La Estancia. Un discurso donde la identidad, el deseo y la impostura coquetean constantemente con los dos personajes de la obra, William Shakespeare y Christopher Marlowe. Nos encontramos además con unos diálogos, por cierto, muy equilibrados, donde cada figura toma su propio peso, sumiéndonos en sus inseguridades, sus miedos, en la propia incertidumbre de su situación.

A nivel histórico, la figura de Chris Marlowe ha suscitado grandes especulaciones que han ido alimentando su leyenda. Supuesto autor de gran parte de la producción de Shakespeare, es protagonista de aspectos muy oscuros a lo largo de su biografía, que no desvelaremos para no manchar el hilo de esta representación… aunque la Wikipedia nos pueda hacer spoiler. Pero esta propuesta va realmente más allá, ya que Chema Cardeña parece tener la intención de demostrarnos cómo un tema en el marco de la Inglaterra Isabelina puede a su vez ser tan actual, respirando conflictos del presente, fabulando el pasado, por supuesto, gracias a la deslumbrante interpretación de Javier Collado y José Manuel Seda, que logran adentrarnos en el universo de La Estancia.

Esta “estancia” que nos atrapa, es casi como un escondite para la lucha, en todas sus maneras posibles, de los personajes: entre ellos, con ellos mismos. Y es que el refugio por el que Will y Chris transcurren, entrando y saliendo por una trampilla y una sola puerta, resguarda a los personajes de las indecencias de la noche, a las que en ocasiones escapan y se rinden ante ellas. Pero quizás la mayor transformación se produce tras la vuelta de las situaciones que no vemos, las que ocurren fuera. Los personajes, que se han aventurado al peligro del exterior, comparten en la estancia sus propios peligros internos, una lucha, como decíamos, consigo mismos. Un interior que se desnuda para descubrirnos sus ambiciones más oscuras y nos hace reflexionar sobre la propia moralidad, ¿hasta dónde estarías dispuesto a llegar si tu único objetivo es crecer?. Y es así como presenciamos también las disputas entre estos dos amantes, una tensión desatada que desemboca en un final que no te dejará indiferente.

CONSIGUE AQUÍ TUS ENTRADAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.